Las soluciones en mediación operan en algunos de los entornos informáticos más exigentes del mundo. Esto se debe no solo a la enorme cantidad de datos que se obtienen y procesan producto de las telecomunicaciones, de usuarios cada vez más activos, de aplicaciones cada vez más demandantes en su uso de datos, sino también porque la evolución tecnológica es un factor clave: los sistemas de mediación deben incorporar, en su lógica, la posibilidad de cambio, de elasticidad y de adaptación. 

Mientras gobiernos y empresas se preparan para el despliegue de la anticipada red 5G, y a medida que aumentan los servicios ligados al Internet of Things (IoT), cada vez más dispositivos están conectados entre sí y estas interacciones multiplican exponencialmente el uso y, por lo tanto, la importancia de optimizar inteligentemente y obtener valor de la información de uso (cdr). Por lo tanto, se vuelve imperioso darle el mejor uso posible al cdr, previendo su interconexión, la creciente demanda y la elasticidad necesaria en las reglas de negocio. De esta forma, no solo obtendremos una correcta facturación, sino también lograrlo en el menor tiempo posible, con la mayor eficiencia de procesos. 

Ir al encuentro de los desafíos del mañana, hoy

Una forma clave de obtener el mayor valor del uso de los cdr es anticiparse a la necesidad de incorporar nuevas reglas de negocio a nuestro sistema, o de modificar las existentes. ¿Cómo se logra? A través de un diseño eficiente, inteligente, necesariamente innovador y abierto al cambio. 

Un sistema de mediación debe prever no solo el aumento en la demanda, sino el tipo de uso y el destino que se le dará a la información, para que en la salida al mercado de nuevos servicios no haya pérdidas de tiempo. Un sistema que incorpora una inteligencia de este tipo, además, debe incorporar la posibilidad de detectar anomalías y usos fraudulentos a tiempo, que permitan no solo garantizar la seguridad e integridad de datos sino reflejar y analizar correctamente el uso. 

Este análisis, que es la traducción de la realidad de los usuarios en datos, es un importante insumo para la toma de decisiones de las empresas y permite además mejorar la propia lógica informática de los sistemas que conectan con el uso y su información. Desarrollamos a continuación cuatro puntos a tener en cuenta para sacarle mayor provecho a la información de uso. 

Tarifar los cdr en tiempo real

El uso del cdr debe ir al encuentro de la demanda de usuarios en tiempo real para que no se generen pérdidas de ingresos. Esto también significa procesar las tarifas en tiempo real, es decir, tarifar de inmediato y sin atrasos.  Para esto, necesitamos un sistema que no solo lo vuelva posible sino que, con suficiente agilidad, lo logre sin formar cuellos de botella en el procesamiento de información. Necesitaremos una plataforma ágil, elástica y que escale sin dificultad. 

Medir indicadores para asegurar ingresos

En esta misma línea, nuestro procesamiento debe también estar volcado al análisis. Obtendremos valor a partir del propio monitoreo y mejoramiento de las actividades del sistema, de su optimización constante (debemos conocer sus dificultades y posibles carencias) y trabajar en el mismo paradigma de inmediatez en que se mueve el usuario. Es decir, agregaremos valor a través de procesos y soluciones en tiempo real, como decíamos en el punto anterior, y gracias a soluciones informadas que garanticen la precisión de datos y procesos, y detecten no solo problemas sino problemas potenciales. 

Esto permite a las empresas, por un lado, cumplir un importante objetivo: facturar correctamente (y a tiempo). 

Por otro lado, lograremos mayor control en nuestras inversiones en sistemas, dejaremos de invertir en función de picos impredecibles sino en función del conocimiento logrado y de la demanda real del servicio, estaremos siempre un paso adelante de esta demanda, y obtendremos mejoras de rendimiento gracias a la simplificación y centralización de procesos 

Detectar cambios de patrones para prevenir fraudes

Más y más, las empresas se preocupan por la integridad y seguridad de sus procesos internos. ¿Pero qué sucede con los procesos de uso, acaso no se pueden explotar externamente y así aventajarse en el servicio brindado? En este sentido, un sistema robusto, inteligente, que obtiene una visión clara, informada e inmediata del uso puede detectar con facilidad patrones anómalos y así garantizar que no se generen situaciones de uso fraudulento. 

Agregar referencias geográficas

En definitiva, cuanto más completa sea la información de uso obtenida, mejores procesos internos y de facturación lograremos. Por lo tanto, nuestro sistema debe estar preparado para integrar con facilidad nuevas variables y distribuirlas inteligentemente en sus actividades. Por ejemplo, las variables relacionadas a la referencialidad geográfica pueden ser de interés no solo para las telecomunicaciones sino para otras industrias, como aquellas que se dedican a las necesidades personalizadas de aseguramiento, y necesitan conocer ciertas circunstancias de uso para establecer tarifas en sus seguros. 

Llega Mezzo, de Southcom

Mezzo es la solución de mediación fluida en la que ANTEL, la mayor empresa de telecomunicaciones uruguaya, confía todo su tráfico de voz y datos desde 2017. Su innovador sistema procesa de forma eficiente cada cdr una sola vez para todos los usos, generando importantes ahorros de tiempo, almacenamiento y procesos. Esto le permite la agilidad necesaria a la hora de incorporar nuevas reglas de negocio y optimiza dramáticamente la salida al mercado de nuevos servicios, para hacer constantemente frente a la demanda. 

¿Por qué Mezzo?

Adoptar un sistema como Mezzo permite optimizar las oportunidades de generar ingresos, ya que lanzaremos nuevos servicios al mercado antes que nuestra competencia. También, se reduce la pérdida de ingresos producto de la integración defectuosa entre la plataforma de mediación y los tipos de procesos, y se eliminan procesos redundantes que generan pérdidas y aumentan innecesariamente los costos. Otro factor importante es que un sistema de mediación como Mezzo permite manejar mejor los costos de incorporar nueva tecnología mientras consigue adaptarse de igual manera a la tecnología legada, que aún es utilizada por usuarios. Mezzo es un compromiso de constante mejoría y evolución. 

El compromiso de Southcom

Desde Southcom, operamos con fuertes bases en transparencia e integridad. El éxito de Mezzo ante la demanda de una red de la escala de ANTEL se suma a nuestro compromiso en lograr soluciones 100 % viables, integrales y completas. Comprendemos que debemos abarcar ampliamente las nuevas exigencias y trabajar en un proceso de actualización constante. Nuestra misión es acompañar, con dinamismo y solidez, cada necesidad.